Esquí de montaña: Malh de Bolard desde Beret

Muchos días han tenido que pasar para encontrar un momento para la ascensión al Malh de Bolard, preparativos para el corto presentado en La Luna, cambios en la web, cambios de logo... han hecho que el tiempo haya ido a parar a otras labores, pero ahora ya con más calma puedo explicar esta bonita ruta...

Todo empieza un sábado como qualquier otro, con sol pero sin nieve polvo, unas condiciones que este año se han ido repitiendo en prácticamente cada salida de esquí de montaña, mientras que los días de polvo los hemos pasado en el entorno de la estación, a la expectativa de mejores condiciones de estabilidad.


Salimos desde el parking de Beret, con la mochila grande cargada para dos días de actividad... y nos disponemos a ir por la pista de Montgarri, cuando a medio camino rompemos hacia el valle que nos llevará al Malh de Bolard, Pòrt d'Urets... Después de atravesar el río, nos encontramos en un plateau a los pies de un gran número de montañas, pero pasados unos minutos, la cosa se entuba y tenemos que subir por encima del cauce del río. Las condiciones son muy estables, pero aún así vemos restos de aludes delante nuestro que nos ponen los pelos de punta.




Pasamos un alud considerable y al fondo ya divisamos nuestro objetivo, aunque cargados como mulas nuestro paso será muy suave, y llegar hasta allí nos llevará bastante tiempo.



Ya han pasado unas cuantas horas cuando llegamos al punto dónde afrontar la montaña, y allí hay divergencia de opiniones... al final nos dividimos para poder hacer la cima por dos vías diferentes. Joel y yo optamos por ir al collado, y desde allí hacer una bonita cresta que nos dejará directamente en cima, mientras que Sam y Edu deciden ir por otra vertiente.


Poco a poco vamos trazando diagonales, viendo como Sam y Edu pasan algunas zonas complicadas, con zetas muy raras consecuencia de la nieve que van encontrando. Nosotros mientras tanto vamos llegando al collado, dónde tenemos unas impresionantes vistas a la vertiente francesa, con pendientes de 80 y 90º que se van sucediendo.


Aquí nos sacamos los esquís y nos ponemos los crampones, para poder ir por esta bonita arista, con vistas a la parte francesa y que nos lleva un buen rato.





Foto rápida de la cima y des, cada uno escoge una opción diferente, unos bajan en dirección hacia el refugio, y los otros decidimos descender por dónde Sam y Edu han subido, para posteriormente hacer una diagonal y llegar al mismo punto en el que ellos volverán a foquear para ir hacia el refu.


Sam y Edu nos llevan unos 20 minutos, y les vemos delante nuestro hasta que rompen para ir a coronar el Tuc der Hòme. Nosotros hacemos el mismo camino, pero cuando llegamos a la cima la nube entra y no nos deja ver nada...

Problema... tenía vista la pala que nos hubiera llevado directos al refugio, pero ahora con esta mala visibilidad y el hecho que hacia un lado hay bastante patio, tenemos que optar por seguir las huellas que han dejado los compañeros que nos preceden...

Estas nos dejan casi en el refugio, tocará remontar algunas zetas y ya estaremos en casa.

En definitiva, un gran día de esquí de montaña que finalizaremos en un refugio con grandes vistas del valle y de Francia, con todos los pueblos que iluminan una impresionante puesta de sol.



Fotos de pyreneesattitude i Joel Denamur.