Vuelta a Ibiza en bicicleta


A finales de mayo y por primera vez decidimos hacer las vacaciones rodando, sin otro medio de transporte terrestre, una experiencia muy interesante y a su vez una muy buena manera de recorrer una isla como Ibiza.

Sin mucha planificación dadas las condiciones meteorológicas previstas para las jornadas del viaje volamos a Ibiza, dónde empezaba la aventura... allí nos esperaban las bicicletas de Kandani  una empresa dedicada al alquiler de bicis, tanto de montaña como de carretera, ofreciendo varias líneas de precio. Nosotros optamos por la más económica, que salía por unos 80 euros durante seis días.

La bicicleta tenía una elección muy fácil, sabíamos que por unos 40 euros podíamos enviar nuestras bicicletas a la isla, y buscamos pagar el mismo importe por una de alquiler, así que Kandani fue la opción más lógica y económica teniendo en todo momento un trato impecable y entregándonos las bicicletas en el propio aeropuerto sin ningún coste adicional.

Bueno, a las 9h nos llegan las bicicletas y cargados con la mochila en la que hemos puesto todo lo necesario para estos días vamos hacia Port des Torrent, el punto en el que estaremos alojados estos días. En esta ocasión, y sin que sirva de precedente hemos decidido tener un punto fijo, cosa que tiene ventajas e inconvenientes... tener que volver cada día al mismo hotel hace que tengamos que repetir tramos y que en numerosas ocasiones salgan más kilómetros que si lo hiciéramos de forma itinerante, pero a su vez no tenemos que ir cargando con todo, y lo más importante, podemos coger la reserva del hotel junto con el vuelo, ahorrándonos una buena suma de dinero.

PRIMER DIA: Aeropuerto de Ibiza- Port des Torrent por la parte sud-oeste.



Esta es la etapa en la que el desnivel está más concentrado, una zona tranquila en la que poder ir poniéndonos a sitio. Por la orografia de la isla la carretera va acercándose y alejándose de la costa, pero prácticamente en todo el trayecto tenemos vistas del mar, llegando hasta primera línea de mar en algún momento, cosa que posteriormente nos obliga a remontar el desnivel que nos lleva hasta la carretera.


Por la tarde, después de llegar al hotel y dejar la mochila aprovechamos para ir a las Playas de Comte, un pequeño paseo que nos permite dejar esta zona de la isla ya liquidada.




SEGUNDO DÍA: Port des Torrent-Portinatx por la parte norte de Ibiza.



El segundo día lo cogemos con ganas, sabemos que tenemos que llegar hasta la equina noreste, así que tenemos bastantes kilómetros por delante, pero nos sorprende que el desnivel más importante se encuentra al inicio de la ruta, justo saliendo de Sant Antoni de Portmany la carretera marca una línea ascendente que acaba de ponernos las pilas. Posteriormente la caretera es más tranquila, con subidas y bajadas cada vez que nos acercamos a la costa, cosa totalmente lógica.



El objetivo hoy es Portinatx, un emplazamiento que sinceramente tampoco es para tanto... y que en bicicleta nos obliga a tener que subir por una carretera medio acondicionada si no queremos repetir la bajada...


Posteriormente vamos hacia Santa Gertrudis, un bon sitio para parar a tomar algo en una plaza bastante más agradable que la mayoría de los puntos por los que hemos pasado hoy. Finalmente, nos ponemos en marcha siguiendo carreteras secundarias y llegamos "a casa".


TERCER DíA: Port des Torrent-Santa Eulària des Riu- Sant Joan de Labritja.


Después de descubrir Portinatx, un punto eminentmente turístico y teniendo el alojamiento en Port des Torrent, ya podemos decir que hemos conocido la parte más "guiri" de la isla, la que menos gusta y que te deja un sabor amargo, pero por suerte la tercera etapa arregla las cosas, y después de hacer unos cuántos kilómetros llegamos a Santa Eulària, dónde la carretera nos permite pedalear en primera línea de mar durante unos cuantos kilómetros en los que pasamos por zonas con mayor interés, y hasta podemos sentirnos unos "bichos raros" vestidos de bici en pleno mercado hippie.

Pero nuestro camino prosigue, y de momento el interés es presente haciéndonos pasar por una carretera dentro de un bosque que nos lleva a poca distáncia del mar, subidos en un balcón con vistas a distintas calas bonitas. Pero como siempre tiene que aparecer alguna zona con algo de sufrimiento... y este llega pasada la Cala Sant Vicent, momento en el que tenemos que apretar un poco las piernas.


Culminamos el puerto y después de una bajada revirada volvemos a estar en Sant Joan de Labritja, por dónde ya pasamos durante la jornada de ayer. A partir de aquí cojemos una carretera de interior hasta cerrar el bucle que hemos hecho desde Santa Eulària, momento en el que nos toca deshacer el camino hasta el hotel.

¡Al final han salido 83km que no está nada mal!

CUARTO DÍA: Port des Torrent-Ses Salines-Santa Eulària des Riu.



Parece que la vuleta a Ibiza ya va llegando a su final, y nos planteamos el cuarto día como la oportunidad de visitar la zona de Ses Salines. Durante unos cuantos kilómetros nuestro paso nos lleva en dirección a una de las puntas de la isla, pedaleando entre salinas, hasta llegar al final, al punto en el que la carretera finaliza en una interesante cala, en la que nos cruzamos con un grupo de alemanes bastante numeroso.


Posteriormente nos toca recular y enlazamos hacia Ibiza pasando por el medio de la ciudad y posteriormente cogiendo una carretera con constantes subidas y bajadas que nos llevará hasta Santa Eulària. Una vez allí podemos decir que la vuelta a Ibiza ya está terminada, aunque nos quedará aún volver a Port des Torrent, desde donde al día siguiente cambiaremos un poco de concepto.


91km, que hacen que día tras día el número de kilómetros haya ido creciendo, desde los 60 del primer día hasta los más de 90 del día de hoy. Mañana pero cambiaremos de isla!

QUINTO DÍA: Formentera nos espera!



Con toda la vuelta terminada, y con la precaución del que no quiere irse sin haber acabado el trabajo, gastamos el día que teníamos destinado a contratiempos meteorológicos, y lo hacemos con el trayecto en barco hasta Formentera. Por desgracia este tramo nos resulta imposible hacerlo en bicicleta, así que cogemos un "ferry" que nos llevará hasta la isla vecina.

El día empieza bien, hemos tenido la suerte de coger un barco que sale desde Sant Antoni, así que en cinco minutos llegamos al punto de encuentro, subimos y salpamos... pero 20 minutos después vemos que este viaje será muuuy largo, el hecho de salir a tanta distancia de la isla hace que el trayecto dure aproximadamente unas 3h 30 y hoy el mar está agitado, hecho que sumamos al de ir en un ferry de dismensiones diminutas, y que hace que el viaje sea un calvario...

Al fin llegamos a Formentera, y bajamos del barco bien mareados... y ahora toca pedalear! Por desgracia no tenemos mucho tiempo, el ferry de vuelta sale 4 horas más tarde y no podemos llegar tarde, así que hacemos una pequeña incursión, que nos lleva a la Cala Saona y al Cap de Barbària, y poco antes de que salpe el ferry ya estamos ahí para pasar otro mal rato...



Por suerte la vuelta es más agradable, y conseguimos poder disfrutar un poco del trayecto, y menos mal... porque otro viaje como el de ida hubiera sido demencial...

Y con esto llegamos al último día, con un objetivo muy fácil, hacer el trayecto que va de Port des Torrent a Ibiza, quedar con la gente de Kandani, que nos recogen las biciletas y voilà, avuón y para casa!

La valoración final es positiva! No voy a engañar a nadie, Ibiza es una isla muy turística y tenemos que ser conscientes de que vas a ver cosas que no te van a gustar, pero también otras que si, y el hecho de hacer la vuelta en bicicleta añade interés al viaje, dejando tiempo para mirar cosas que cuando vamos en coche pasan desapercibidas y a su vez valorando mucho más cada punto bonito que te has ganado con tu esfuerzo!