Pedals de Foc Non Stop 2014




Después de un buen rato delante del ordenador, buscando la manera de iniciar el relato de la Pedals de Foc Non Stop, no consigo dar con la entrada perfecta, a lo mejor es que no existe una manera ideal para iniciar una historia que empieza tiempo atrás, de forma ingenua cuando ves pasar a ciclistas por delante de la puerta de tu casa a las siete, a las ocho, a las nueve... les ves con ganas, y luego te enteras de que hace ya catorce, quince, dieciséis horas encima de la bici, y lo más asombroso, más de 200km y unos 6000m de desnivel!

En aquel entonces yo no había cruzado la divisoria del que entra en el mundo de las carreras y no era consciente de que esto era posible, pero hará un año me empiezan a picar y después de muchos meses rodando para mí, en septiembre hago mi primera carrera de bicicleta, la Aramón Non Stop, que poco tiene que ver a nivel físico con la PDF (aún con las condiciones que sufrimos en esa ocasión), y después de rodar con ganas y ver que con motivación y entreno se puede hacer, me pongo el 28 de junio como fecha en mi mente.

Pasan los meses, llega la nieve y sigues haciendo tus entrenamientos metódicos, consciente que para poder llegar a la fecha en condiciones hay que ir poco a poco, pero que es importante tener una rutina... y como quien no quiere la cosa el invierno finaliza y te encuentras entre 6700 corredores en la Monegros Bike Marathon, con un objetivo muy claro, conseguir entrar en categoría oro, y con esfuerzo y poco rodaje en montaña lo consigues... después sigues con retos sin crono, algunos accidentados y otros que salen perfectos y te plantas ante una fecha clave, Transcatalunya 2014!

Aproximadamente quince días antes de la PDF Non Stop, Transcatalunya se convierte en la mejor prueba para ver cómo estás, el desnivel es diferente es cierto y son menos kilómetros, pero si consigues finalizar una prueba de 192km, apretando los dientes también lo harás en una de 220km.

Ahí las cosas van bien, cruzas la meta en un tiempo bueno, muy alejado del que te habías planteado pero sin olvidarte que el objetivo era conseguir obtener sensaciones, saber dosificarse y mantener la cabeza fría y después de 11h 30, el entreno en carrera ha sido impresionante.

Son momentos de dudas... estás exhausto y acojonado porque sabes que Pedals de Foc será más duro, pero esto dura unas pocas horas, y como bien dicen "lo que no te mata te hace más fuerte", y al día siguiente la mente ya está fijada en LA FECHA, que no será la última, pero de momento sólo hay una!

A partir de aquí los días pasan rápidos, sin dejar de pensar en el 28 de junio pero con mucha tranquilidad, fruto del trabajo hecho en la última carrera que te hace tener ese sabor de boca de que eres capaz de terminar, que ruedas en casa y que hay un componente afectivo que seguro que te ayuda.

A las 3.30h me levanto, me preparo y salgo pedaleando desde la puerta de casa, un momento en el que había pensado durante muchísimos días, no en las últimas semanas si no en pleno invierno cuando la fecha parecía tan lejana.

Puntuales salimos todos a las 5h para cruzar hacia eth cap dera vila y posteriormente seguimos hasta el túnel. Es brutal la imagen que tengo ante mis ojos, inigualable a ninguna encima de una bici que haya vivido anteriormente, ver este río de luces que sube paralelo al Nere es algo impactante, y más cuando estás habituado a salir corriendo y prácticamente no cruzarte con nadie por ahí en un día cualquiera.


Pero hoy parece que las imágenes singulares van a ir pasando una tras otra, porque minutos después me encuentro en el túnel de Vielha... a saber cuántas veces lo habré pasado, ninguna pero montado en una bicicleta, y mientas oigo los pitidos de los coches que nos adelantan por el otro carril voy pensando en todo lo que viene.

Con esto ya llevamos una hora aproximadamente en el momento de salir del túnel, y curiosamente a partir de este momento la carrera adquiere una velocidad enorme, el paso por Vilaller dura un instante y el segundo puerto también. Y los siguiente kilómetros tampoco varían, una bajada muy mojada en la que hay que ir con cuidado y constantemente ir con la bici al lado, y que consigue sin darnos cuenta lleguemos a Llesp.


Ahora toca el "camí de l'aigua" el primer tramo en el que bajo mi punto de vista la organización no ha acabado de acertar... y repito es una opinión personal, pero es que la mitad del tiempo lo pasamos con la bici al lado, porque el terreno está muy húmedo y las ruedas no traccionan de subida, hecho que hay que sumar a un sendero muy estrecho que es transitado de normal por senderistas, denotando que a lo mejor no es el mejor espacio para la bicicleta.

Por suerte todo llega a su fin y ya nos encontramos en la carretera que nos llevará a Gotarta, primer emplazamiento en el que hay que firmar y dónde aprovecho para comer un trozo de tarta de manzana que me viene genial para tener alimento "natural" en el estómago, tan importante a la hora de ingerir geles.

Escapo de allí entre multitudes que van hablando que los primeros ya nos han sacado en este momento 2h, y pensando en cómo deben de haber rodado de rápido enlazo la pista que nos lleva hasta Malpàs, sitio en el que me empiezo a preparar para la subida que vendrá escasos kilómetros después y que nos llevará a Les Esglésies.

Sabedor que ha habido cambios en este tramo, voy subiendo a ritmo hasta el punto en el que nos hacen bajar, un terreno nuevo por el que no he pasado pero que en el google earth parecía que iba a ser mejor opción que la vuelta por Erta... nada más lejos de la realidad, el camino se convierte en un infierno, pasado por agua bien fría al principio, pero posteriormente mostrándonos rampas inacabables en las que todo el mundo acaba poniendo el pie en el suelo... mira que me gustaba poco el itinerario anterior, seguramente la peor parte de toda la vuelta bajo mi punto de vista, pero es que esta subida es muchísimo peor!

Acabo con este segundo tramo que yo borraría del recorrido y ahora ya sé que lo que me queda será mejor, duro pero conocido, y llego al pueblo, como, firmo y otra subida ya nos espera, el coll d'Oli está ante nosotros y nos exige como el que más. Son las 11.30h aproximadamente y me había planteado llegar arriba sobre las 12h, cosa que hago en el tiempo propuesto, y me ayuda a seguir pensando en lo que vendrá, consciente que estoy cumpliendo con los timings que me había propuesto.

La bajada de Oli, como siempre la hago a medias entre bici y andar, falta un punto de técnica y también de tirarse a la piscina, pero hoy no es el día, y menos cuando tienes por delante más de 120km!

En un visto y no visto ya estoy en la carretera que lleva a Espui, un sitio en el que meses atrás llegué desde la boca norte del túnel de Vielha exhausto, y pienso en cómo han cambiado las cosas, ahora estoy en el ecuador de la prueba y muy entero en el mismo sitio en el que en octubre pedía la hora.

Espui es un punto clave en mi PDF Non Stop, Xevi me había dicho que era el sitio de los macarrones y no me engañaba, así que paro, como dos vasos de macarrones, no miento... dos vasos de macarrones y pongo rumbo al coll de Triador.

Muchos dicen que el coll d'Oli es el más duro, no lo niego pero para mí lo es más este que me toca, porque después de tantos años en la Val d'Aran, mi mutación hacía el frío hace que rodar a pleno sol a las 13h me resulte agotador. Tanto es así que tardo aproximadamente hora y media en hacer los 12km que nos llevan a la cima del que rebautizo como coll del "Trillador" que me recibe con una buena ventolera.

Sé que quedan aún muchos kilómetros por delante y empiezo a tener la famosa montaña rusa que tiene lugar en una carrera de tantos kilómetros, ahora no tengo hambre y me obligo a comer un par de croissants industriales, para hacer un poco de relleno en el estómago y decido que a partir de este momento mi alimentación se basará en agua sin nada y en productos lo más naturales posible, una conclusión a la que llegué en Transcatalunya, donde los geles acabaron dejándome la barriga muy tocada y los últimos kilómetros lo pasé fatal.


Subido por encima de los 2000m voy pasando kilómetros hasta llegar a la caseta que hay antes de cruzar hacia la estación de Espot, momento en el que me vienen a la cabeza instantes vividos en esta misma zona no hará ni dos meses, cuando se nos hacía de noche mientras andábamos con las bicis por encima de la nieve... como ha cambiado la situación!

Queda una última cuesta y ya empezaremos a bajar hacia Espot, pero antes veo un chico que se para pocos metros delante mío y empieza a vomitar... me paro y le digo si necesita cualquier cosa, ofreciéndole un gel. Me mira y me dice que se acaba de tomar uno de cafeína y que le ha durado escasos segundos en el cuerpo!

Seguimos los dos y hacemos parte de la bajada juntos, mientas pienso en la decisión que he tomado de no tomar más geles y que después de esta experiencia tengo más claro que ha sido buena opción. En ningún momento digo que los geles y barritas sean malos, pero como persona que no consume estos productos de forma habitual, más vale no pasarse, aprovechar sus ventajas en la primera fase de la carrera y posteriormente no abusar, consciente que en determinados momentos una ingesta tan cargada de azícares, cafeína, taurina, etc a lo mejor es contraproducente.

Mi paso por Espot tampoco dura mucho, días antes miraba con cierto miedo el corte que ahí había, y pensaba que si pasaba alguna cosa a lo mejor tenía que quedarme, pero la realidad es que me han sobrado horas y paso por el control sobre las 17h, momento en el que llevo 12 horas de camino.

Llega el momento clave, finishers de años anteriores me han dicho que no dé por terminada la carrera, que aún queda subida y que va a ser muy duro... pero yo en este momento lo veo todo muy bien, y después de sudar bastante llego a Sorpe, encontrándome mejor a cada minuto que pasa.

La subida hasta Montgarri se me hace impresionantemente bien, tengo la sensación que es el momento en el que más rápido he rodado de toda la carrera, por una pista que conozco a la perfección y que con clara tendencia ascendente me permite ir muy rápido y llegar a Montgarri exultante!

A partir de allí pero las fuerzas van flaqueando, la subida hasta Beret consigo hacerla bastante bien pero no sé si es por la subida de adrenalina anterior que me ha engañado y he gastado fuerzas que ahora me vendrían perfectas, o directamente es mi mente que me la juega, pero cuando llego al parking de Beret estoy muerto... Ahí me esperan Ari y Negu, saludo y sigo adelante consciente que este tramo me va a costar.

Curioso, el kilómetro que separa Beret del desvío de Orri se convierte en el tramo que más me cuesta de toda la carrera, estoy muerto y no puedo avanzar. Por suerte antes de iniciar la bajada como unos palitos de pipas, toda la bolsa entera y acontece el milagro, vuelvo a estar a tope otra vez! 

Ahora queda bajar hacia Bagergue, pasar por Unha, Gessa, Arties... algo que no sé cuántas veces debo haber hecho, pero que sin lugar a dudas en esta jornada será la vez que más rápido habré bajado, y es que en este momento ya sólo queda una cosa en mi mente, 16h 30' es mi último reto, por el que lucho con todas mis fuerzas consciente que para mi primera edición será un muy buen resultado, y finalmente paso el puente sobre el Garona, y cruzo la meta en 16h 28', reto cumplido. Feliz por haber hecho lo que tenía en mente, satisfecho por el esfuerzo y la recompensa, y finalmente horrorizado por lo volátil que es todo, lo que anteriormente era una fecha marcada en el calendario, ahora se convierte en pasado y pierde relevancia ante el futuro, aunque seguro que volverá a ganar peso cuando se acerque la Pedals de Foc Non Stop 2015!